Estás descontento con el trabajo de los políticos, no te gustan las opciones que tienes, quisieras llamar la atención de tus representantes. Te dicen que este 7 de junio es tu oportunidad de sacar a los que no te gustan, castigarlos (aunque todavía no puedas reelegir al candidato, puedes reelegir o no al partido). Te invitan a la fiesta democrática, te piden que no vendas tu voto (que no troces tu bandera)… Unos te dicen que anules, ¡que al diablo con todo! Otros más te dicen que no anules porque “te anulas”. ¿Qué hacer?

Esta guía no te dirá por quién votar ni que tienes que anular, pero puede ayudar a que decidas tú mismo qué hacer con tu voto. La ejemplificaré con mi decisión.

1. Averigua quiénes son tus candidatos.

Vivo en la delegación Miguel Hidalgo, mis candidatos son:

Xóchitl Gálvez (PAN). Dirigió la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (2000-2006), estudió Ingeniería en Computación y fundó la consultoría High Tech Services.

David Razú (PRD-PT-PANAL). Economista del ITAM y maestro en desarrollo por la London School of Economics. Fue asambleísta en 2009 cuando se aprobó el matrimonio entre personas del mismo sexo. Trabajó como secretario de gobierno del delegado Victor Hugo Romo.

Laura Ballesteros (PRI-PVEM). Politóloga por el Tec de Monterrey, maestra en Dirección Estratégica y Gestión de la Innovación. Estuvo afiliada al PAN (en el equipo de César Nava) y fue asambleísta. Después de las campañas internas salió del PAN y aceptó la invitación del Verde para ser candidata.

Héctor Vasconcelos (Morena). Politólogo por Harvard, hijo de José Vasconcelos. Participó en el Frente Amplio Progresista en el 2006, y fue miembro del consejo consultivo de Morena. Ha sido cónsul, embajador y director del Festival Cervantino.

Arne Aus den Ruthen Haag (independiente). Ingeniero industrial por la Ibero y maestro en alta dirección de empresas por el IPADE. Fue delegado de la Miguel Hidalgo en el 2000, fue diputado local y asesor de Juan Camilo Mourinho en la secretaría de gobernación.

Vanessa Villarreal Montelongo (Movimiento Ciudadano). Intenté buscar información pero no tiene página de internet. Tiene una página de Facebook donde no dice nada sobre su trayectoria ni sus propuestas.

Alejandro Velazquez Garibay (Partido Humanista). Tampoco pude encontrar información de este candidato.

2. Ordena a los candidatos según tus preferencias.

1) Xóchitil Gálvez = David Razú = Arne Aus den Ruthen = Héctor Vasconcelos

Considero que somos privilegiados los Miguel Hidalguenses por tener candidatos muy buenos. En principio no me molestaría ser gobernada por cualquiera de estos candidatos. Debo aclarar que no sé mucho de Vasconcelos, que me preocupan los escándalos alrededor de Razú (de los que creo no hay nada definitivo) y que no me gusta para nada la obra de Masaryk que hizo el equipo del que formó parte.

5) Laura Ballesteros. Por principio no votaría por un candidato del Partido Verde ya que considero que no puedo votar por un partido que rompe las reglas una y otra vez, entre otras cosas.

6) Vanessa Villarreal Motelongo y Alejandro Velazquez Garibay quedan descalificados de mi lista por falta total de información.

3. Revisa las encuestas.

El 11 de mayo, según El Universal, las preferencias eran: Razú con 29.7%, Gálvez con 13. 4%, Vasconcelos con 6.7%, Aus den Ruthen 4.3%, y los demás candidatos menos del 2%.

4. Decide estratégicamente.

Decidir estratégicamente quiere decir que puedes votar por un candidato distinto al que ocupa el primer lugar en tu lista para evitar que gane un candidato que te gusta menos (ejemplo clásico, perredistas votando por Fox en el 2000 para que no ganara el PRI)

De mantenerse esta tendencia en la Miguel Hidalgo, vote por quien vote Razú será mi delegado.

Si la campaña se vuelve más competida estaré en posición de votar por alguno de los punteros si prefiero a uno sobre otro.

5. Considera anular.

Si la elección ya está decidida tienes la opción de mandar un mensaje de hartazgo. Anular es la mejor manera de hacerlo. Los resultados de este voto no son inmediatos ni garantizados. Algún político tiene que internalizar este descontento y promover reformas que generen mejores partidos (más democráticos y transparentes) y mejores candidatos (más capaces).

Lo cierto es que puedes querer anular incluso si la elección no está decidida. Si los dos punteros no te gustan y te parecen igual de malos, o incluso si todos te parecen deplorables.

6. Considera votar independiente.

Los candidatos independientes requieren el mayor escrutinio, lo que significa más trabajo para el votante. Un candidato independiente no viene con el apoyo de ninguna institución, nadie ha revisado su currículum. En el caso de la Miguel Hidalgo yo sí votaría por Arne porque he oído cosas buenas de su anterior gestión y porque me interesa mandar el mensaje de que las candidaturas independientes pueden ser competitivas. En este caso no estarías esperando a que a alguien le importe tu voto nulo, estarías fortaleciendo una parte del sistema que ha costado mucho trabajo lograr.

Nota aclaratoria:

No votaré por nadie en estas elecciones porque no tengo credencial de elector, pero es lo que haría si la tuviera.