La captura de el Chapo parecía imposible, ya fuera por la habilidad del escurridizo narcotraficante o por un supuesto acuerdo por el que el gobierno no tenía la intención de agarrarlo. Cuando se anunció dicha captura diversas interpretaciones no se hicieron esperar, pero, ya fuera un arresto certero, ya una entrega pactada, la mayoría estuvo de acuerdo en que se trataba un gran golpe del gobierno de Peña Nieto.

images

Seguramente nadie previó que se convocaría a una marcha para pedir la liberación del capo. Ante  las imágenes de hombres, mujeres y niños vestidos de blanco y con pancartas, las reacciones han sido de condenar a la marcha primero y después de quitarle legitimidad. ¿Cómo puede haber una marcha que sea la apología del peor de los criminales, del hombre más buscado? ah, es que les pagaron, les dieron transporte y les ofrecieron un refrigerio. Hay espacios donde ahí termina la noticia.

Algún reportero que buscó más información, le preguntó a la alcaldesa de Guamuchil por qué había marchado la gente, la gobernante no supo contestar e invocó a recuperar los valores de la sociedad.

Un refrigerio y 200 pesos, aunados a la narcocultura de la zona han sido la respuesta al porqué de la marcha. Habría que seguir preguntando por qué. ¿Por qué marcha alguien a cambio de 200 pesos y un refrigerio? esa pregunta tiene más que ver con el estado y la economía. ¿Así de mal estamos que eso es suficiente para salir una tarde a pedir la libertad de un narcotraficante?

Algunos analistas argumentan que el Chapo “mantuvo la regla de no mezclar exportación de drogas con delitos que afecten a la sociedad donde operan. No impulsó el consumo interno, no permitió que sus sicarios extorsionaran y secuestraran”, y entonces ahí se puede entender un poco más la marcha. Si la gente teme que con la caída del Chapo se rompe un frágil equilibrio de poderes y que la sociedad pagará las consecuencias, se entiende que pidan vuelta atrás, aunque esto sea un verdadero imposible. Ahora bien, de ser el caso, me parece más pertinente un comentario sobre la incapacidad del gobierno de mantener la paz que uno sobre la forma de operar de Guzmán Loera. Y digo de ser el caso por que revisando los número de homicidios en Sinaloa en durante el sexenio de Calderón, me quedan aún dudas de que ahí se proteja contra la violencia. El reporte del INEGI muestra los siguientes datos:

Sinaloa          homicidios        Por 100 000 habitantes      Promedio nacional
2006                          463                          17                                   10
2007                          398                          14                                   8
2008                         824                          30                                   13
2009                        1 435                         51                                   18
2010                        2 423                         85                                   23
2011                         1 990                         69                                   24
2012                        1 398                         48                                   22

Urge que sigamos preguntando los porqués en este y otros temas.