Un par de meses en el DF han sido suficientes para recordarme lo terrible del tráfico en la ciudad. Mucho tiene que ver con la práctica inexistencia de los policías de tránsito, pero aún sin tener quien haga cumplir la ley, nuestra cultura vial podría mejorar. Hace algún tiempo pensé que se podría hacer una campaña para cambiar nuestra conducta. Aquí la empiezo, a ver si alguien la sigue, que hay miles de ideas.

 

 

beatles

————-

si no pasas, ¡frena!